Tribunal de Nigeria retira la condena a dos hombres por homosexualidad

La homosexualidad sigue siendo delito en muchos países del mundo. El pasado mes de diciembre la policía de Nigeria arrestaba a dos hombres por mantener “supuestas” relaciones sexuales. Paul Frank y Christian Ejimofor son amigos desde hace años pero no se les conoce ninguna unión amorosa. Acusados de “conocimiento carnal ilegal” han sufrido durante todos estos meses, el infierno de la cárcel provisional.

Después de una audiencia preliminar concertada el 4 de mayo, los dos hombres de 31 y 22 años de edad entraron en prisión temiendo por sus vidas. Fueron los chicos quiénes confesaron haber mantenido relaciones sexuales así que en el juicio no hubo ninguna complicación. Tom Malanga, un abogado de Estados Unidos, escuchó su caso y viajó hasta Nigeria para conocerlo más de cerca.

Nigeria, país que condena la homosexualidad

Nigeria, un país que coacciona la homosexualidad

Nigeria es un país en el que la homosexualidad está sacrificada. Podríamos tirar de archivo para comentar casos lamentables de discriminción. Christian y Paul afirmaron haber tenido relaciones sexuales entre ellos pero la investigación del nuevo abogado consiguió datos reveladores que han puesto en tela de juicio a toda la administración.

El 30 de mayo Malanga se presenta en la Fiscalía con unos vídeos dónde se ve como la pareja es golpeada y obligada a confesar su homosexualidad. El tribunal, a fin de que estas reproducciones no saliesen a la luz, quitó todos los cargos a los acusados poniéndolos en libertad. Ambos están muy contentos con el resultado pero no niegan el infierno que han pasado.

El abogado no solo ha denunciado la falta de ética a la hora de acusar a una persona sino también el trato que la pareja ha recibido en la prisión provisional. Christian presentaba desnutrición severa y un estado de salud muy delicado.

Una vez pasado el infierno, Tom Malanga ha querido dejar claro su compromiso con las minorías sociales en su profesión: “Me siento lleno de orgullo y felicidad porque este día haya llegado, aunque todavía me enfurece que algo así haya sucedido, y también me entristece que haya otras personas LGTBI cuyas detenciones no han sido dadas a conocer en los medios y están ingresadas en prisiones nigerianas en estos momentos

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *