El desprecio de la iglesia a una niña mormona por declararse lesbiana

Savannah es una niña lesbiana de trece años de edad que ha sufrido el desprecio de la iglesia que tanto afirmó protegerla desde su nacimiento. La pequeña que no cuenta con el repudio de sus familiares, inició un discurso de lo más emotivo que los responsables no le dejaron acabar. La pequeña, que se expresa con máxima naturalidad, se da cuenta de que el rechazo es algo real que sigue estando vigente.

Hola, mi nombre es Savannah y quiero compartir mi testimonio con ustedes” esta chica de Utah acababa de celebrar su cumpleaños y sentía que había algo de ella que todos tenían que conocer en ese momento. Sus padres y algunos otros familiares estuvieron escuchando atentamente cada una de sus palabras pero el desenlace no fue del todo agradable.

Ser lesbiana en una iglesia mormona

La historia de Savannah es una de esas que te llega al corazón. Cursaba su sexto año en la escuela cuando se dio cuenta de que sus sentimientos hacia las chicas no era como el de sus compañeras. Con la inocencia que gasta una niña en el pasado discurso sabía que tenía que hablar con aquellos que quería y decir a todos que era lesbiana.

Creo que fui hecha de esta manera, cada parte de mi, por mis padres celestiales. Ellos no lo estropearon cuando me dieron cejas marrones o me hicieron crecer sin pelo. No lo estropearon cuando me dieron pecas o cuando me hicieron homosexual” fue una de las partes de su manifiesto. Los mormones no tienen problemas en acoger a los gay mientras que éstos mantengan el celibato. A pesar de haberles costado muchos años de reflexión hoy es un hecho que la gran mayoría asume.

Los padres de Savannah apoyan a su hija pero también tuvieron sus reservas en un momento inicial. Viendo que la pequeña no puede ocultar su condición, se unieron a modo de piña para que nadie le hiciese daño y jugara con sus sentimientos. Saber que el pastor principal de la iglesia de Salt Lake City le ordenó que se sentase, les ha hecho pensar de manera ordenada. A continuación, os dejamos con el emotivo vídeo:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *