Pareja de lesbianas emigra a Islandia huyendo de la homofobia en México

Una pareja de lesbianas, jugadoras de la selección de fútbol femenina de México, ha tenido que emigrar a Islandia para poder hacer felizmente su carrera deportiva. Stephany Mayors y Bianca Sierra son futbolistas con muy buena perspectiva en México pero la homofobia ha hecho que cambien rápidamente de país.

Sierra ha denunciado la discriminación por parte de su ex extrenador después de que conociera su lesbianismo. “A mi no me importa si son novias o no, pero no las quiero ver ahçi agarradas de la mano o haciendo desfiguros” fue un comentario de Leonardo Cuéllar, ex entrenador de la pareja. Fichadas ya por el Thor-KA, ambas desean vivir y trabajar en libertad.

Stephanie Mayor y Bianca Sierra, pareja de lesbianas futbolistas

México, un país complicado para una pareja de lesbianas

La homofobia en México es una realidad de la que nos cuesta bastante hablar. Si bien son ciertas todas las leyes que se están agregando hacia la igualdad, aún queda demasiada discrimación en cada uno de sus Estados. Esta pareja de lesbianas no quiso nunca salir de su país pero la intranquilidad les ha hecho tomar una decisión drástica.

La Copa Mundial Sub-20 de Alemania 2010 fue el evento en el que se conocieron, tres años después, en el torneo de China comienzan a salir. En el momento en que hacen oficial su relación, las compañeras de equipo las apoyan a ciegas. Sin embargo, Cuéllar es quién se siente indignado con el lesbianismo que demuestran.

En 2016, gracias al visto bueno que habían recibido por parte del resto de jugadoras, deciden hacer pública su relación en Twitter. Los comentarios de odio de gran parte de los usuarios les recalca que México no es buen país para ellas: “No quiero que un par de machorras me representen. Dan asco. En mi barrio ya las hubiéramos quemado” fue una de las citas.

La Federación Mexicana de Fútbol las ha respaldado desde el primer momento. Los responsables aseguran que respetan la orientación sexual de sus jugadoras pero ellas, que han sufrido la homofobia públicamente y desde dentro del campo, no quieren arriesgar mucho más. De alguna manera, se puede decir que la selección femenina del país pierde dos nombres presumiblemente brillantes y es que ellas buscan poder disfrutar día a día tanto de los entrenamientos como de su amor. A continuación, os dejamos con un vídeo de las chicas:

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *