Aprobado el matrimonio igualitario en Malta

El Parlamento de Malta ha aprobado el matrimonio igualitario. Con 66 votos a favor y tan solo uno en contra tenemos un nuevo país en Europa que dice sí a la unión entre parejas del mismo sexo. Esta pequeña isla mediterránea se convierte en el 15º territorio del continente en adoptar una medida necesaria para la igualdad de la Comunidad LGTBI.

Joseph Muscat, primer ministro del Partido Laborista tenía este proyecto de ley como uno de los principales de su lista. Las organizaciones LGTBI ponían en él todas las esperanzas para conseguir que Malta fuese aún más diversa. El Partido Nacionalista, claro opositor de éste primero, también se unía a la aceptación de la propuesta.

Hace tan solo dos días, con la tercera lectura que comenzó en el Comité Legislativo, se decía sí al matrimonio LGTBI por el que tanto tiempo llevan luchando las organizaciones a favor de los derechos humanos en el país. Con esta última confirmación, tenemos otro país de Europa que apuesta por la igualdad para todos.

Parlamento de Malta LGTBI

El matrimonio igualitario en un país de alta fuerza católica

El matrimonio entre personas del mismo sexo para Malta parecía una misión imposible hace tan solo unos años. El alto valor católico del país (el divorcio no se aprobó hasta 2011) estaba por encima de cualquier tipo de derecho civil y eran muchos los políticos con valores tradicionales los que se oponían a la Comunidad LGTBI.

En 2014 Malta inició una carrera sin frenos hacia la igualdad. En este año se aprueba una ley para que las parejas del mismo sexo pudiesen adoptar. Para 2015 se reconocía la identidad de género de las personas algo que agradecieron todos los transexuales e intersexuales. El año pasado las terapias reparadoras quedaban completamente prohibidas y ahora cualquier pareja que lo desee podrá casarse.

La acogida de esta nueva medida ha sido total. Edwin Vasallo, representante del Partido Nacionalista, ha sido el único que votó en contra. “Un político cristiano no puede dejar su conciencia en la puerta” confirmaba. El arzobispo Charles Scicluna también se mostró furioso durante el proceso: “Yo puedo decidir que una algarroba y una naranja ya no tengan que ser llamadas por su nombre. Pero una algarroba sigue siendo una algarroba y una naranja sigue siendo una naranja, y el matrimonio sea cual sea la ley, sigue siendo la unión eterna y exclusiva entre un hombre y una mujer

La presidenta Marie-Louise Coleiro Preca tiene aún que dar el visto bueno a esta nueva reforma constitucional. Corren buenos tiempos en Europa para el matrimonio igualitario. El 30 de junio veíamos como Alemania decía sí a estas uniones y ahora es Malta quién da el paso. Seguimos avanzando hacia la igualdad de derechos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *