El Servicio de Inteligencia canadiense denunciado por homofobia

Agentes del Servicio de Inteligencia canadiense han denunciando la homofobia que muchos sufren en su ámbito de trabajo. Cinco trabajadores han unido sus fuerzas para que se hagan visibles algunos de los desprecios que día tras día, deben soportar. Racismo, LGTBfobia y odio generalizado hacia los musulmanes se consulta como un habitual.

Las denuncias se han presentado esta semana en el Tribunal Federal. La organización, que es una de las más secretas del país, lleva años actuando sin problemas. Fotografías y algunos escritos es lo que se ha presentado como prueba homófoba. Sin embargo, de las 54 páginas que hay en la declaración, ninguna se ha aprobado en dicho tribunal.

¿Está el Servicio de Inteligencia canadiense contra la Comunidad LGTBI?

Canadá es uno de los países gayfriendly más populares que tenemos. Justin Trudeau, primer ministro del país, ha defendido los derechos de la Comunidad LGTBI desde el principio. Las acusaciones contra el Servicio de Inteligencia canadiense ponen en tela de juicio cuál es la verdadera cara de este territorio soberano de América del Norte.

Bandera de Canadá

Todos son trabajadores excepcionales del CSIS. Necesitamos a estas personas sobre el terreno tratando con los problemas de seguridad nacional, representando a las minorías que son tan importantes. Para los canadienses, es una catástrofe que no seamos capaces de mantenerlos en sus puestosha declarado John Phillips, abogado que lleva la denuncia.

Algunos miembros de la dirección se burlaron de los trabajadores que querían sacar el caso a la luz. Los informes fueron “recibidos con burlas, amenazas de represalias y más daños” Los trabajadores tienen miedo pero consideraban la difusión de suma necesidad. Ahora solo queda que el Servicio de Inteligencia canadiense, dé su respuesta.

¿Qué puede pasar con los trabajadores del CSIS en Canadá?

Denunciar no ha sido fácil para estos cinco agentes del Servicio de Inteligencia de Canadá. “Se trata de una acción muy valiente por su parte. Tenían que hacerlo” comenta su abogado en una entrevista. Si pensamos que estamos ante una de las organizaciones más secretas y con mayor poder del país veremos la “gravedad” del asunto.

David Vigneault, director de CSIS, respondió a las acusaciones presumiendo del respeto que hay en el ámbito laboral. “Me gustaría recalcar que, como una organización, el CSIS no tolera el acoso, la discriminación o los abusos en ninguna circunstancia. A los trabajadores se les anima siempre a que informen de todos los incidentes relacionados con el acoso, reales o potenciales a sus superiores

Uno de los trabajadores que ha denunciado lleva diez años en la delegación de Toronto. Abiertamente gay asegura que desde que llegó sus jefes no han parado de mofarse sobre su condición sexual. “Ten cuidado de que tu familia política musulmana no te decapite mientras duermes por ser marica” se podía leer en un mail.

El servicio de inteligencia no ha dado una respuesta clara por las acusaciones. Lo delicado del asunto ha conseguido que la noticia se haga viral. Canadá que es uno de los países más ricos del mundo a nivel general, podría perder mucha credibilidad con este asunto. Treinta días naturales es lo que se le da al CSIS para contestar.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *