La cancelación del ballet Nuréyet en Moscú es la última perla homofóbica de Rusia. Todo estaba listo para su estreno en el Bolshoi cuando Vladimir Urin, director del recinto, cambió de opinión. El pasado lunes un comunicado informaba de una serie de «incidencias» que no permitían llevar la obra a cabo. Con las entradas agotadas,