Alan Turing es un hombre al que le debemos mucho. Padre de la computación moderna y nombre estrella en la victoria de los británicos en la Segunda Guerra Mundial, no podremos olvidarnos de él nunca. La homosexualidad, considerada una enfermedad en aquella época, fue lo que terminó con su vida. Condenado por gay -y castrado